The Bold Type, la sucesora de El diablo viste de Moda

[“Feminismo es nuestra segunda palabra favorita con f”, es la declaración de intenciones con la que la cadena Freeform promociona The Bold Type]

La nueva serie mostrará el día a día una revista femenina de moda y belleza. Las comparaciones con El diablo viste de Prada son más que casuales, esta serie está producida y basada en las experiencias de Joanna Coles, editora de la revista Cosmopolitan de 2012 a 2016.

1

La serie está protagonizada por un trío de amigas que intentan abrirse paso en la competitiva redacción de la revista de ficción Scarlet. Jane, interpretada por la actriz Katie Stevens, es una redactora novata que deberá ganarse el respeto de la directora de la publicación, a la que da vida Melora Hardin. Junto a ella, Sutton (Meghann Fahy), una asistente que duda entre dirigir su carrera al mundo de la moda o al empresarial; y Kat, la atrevida directora de redes sociales de la revista.

“Siempre bromeábamos con que el eslogan de la serie debería ser ‘Buscando la sombra correcta de brillo de labios que ponernos mientras aplastamos el patriarcado’”, afirmaba Sarah Watson, productora ejecutiva de la serie en The Hollywood Reporter.

146135_0050r1

El empoderamiento femenino es uno de los pilares sobre los que se construye la historia, mostrado tan explícitamente como que el conglomerado editorial dueño de la revista se llama Steinem y que sus personajes remarcan cada diez minutos la importancia de ser mujeres libres e independientes. Un feminismo para todos los públicos, de marca blanca, que rechina cuando las protagonistas se escandalizan cuando una de ellas se muestra sin sujetador en la redacción.

El elitismo que desprende el día a día de una periodista es tan idílico como lo era en Sexo en Nueva York, encuadrándose como nuevo ejemplo de la ‘utopía Manhattan’ que tan bien sostuvieron series como Friends y Cómo conocí a vuestra madre. Las protagonistas, que apenas han comenzado su carrera profesional, habitan en un pisazo de Manhattan, se acuestan con hombres atractivos en apartamentos con fenomenales vistas de Manhattan y visten ropa carísima de las mejores tiendas de Manhattan. Un glamour lógico teniendo en cuenta que hablamos de un producto de mero entretenimiento sin mayores visos de realismo, dirigido al público juvenil, pero que funciona mejor cuando se aleja del cuento de hadas y ofrece agridulces pinceladas de drama.

144366_0571

Aunque en los capítulos emitidos hasta ahora no se han hecho eco de la actualidad periodística que sobrevuela Estados Unidos, sus responsables aseguran que sí lo harán en un futuro, por lo que esperamos que la sombra de Donald Trump sea hostigada por una ficción que presume de activismo. Sus tramas están actualizadas con varios de los quebraderos de cabeza milénicos por excelencia: trolls de internet, pornografía para mujeres, dudas sobre identidad sexual o ejercicios vaginales para poner remedio a la ausencia de orgasmos.

COMPARTE LA NOTA Y AYÚDANOS A RESCATAR LA INDUSTRIA DE LA MODA PERUANA.

[TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Inicia la convocatoria del concurso Bilbao International Art&Fashion- BIAFF]

Vía: SModa