Omar Valladolid

Omar Valladolid confiesa que su gusto por la moda nació al ver trabajar a su madre como modista, fue ese interés el que lo llevó a trabajar en la moda teniendo la oportunidad de trabajar con grandes profesionales que lo ayudaron a plasmar sus ideas. Se describe así mismo como un autodidacta, que busca tener un trabajo pulcro y técnicamente correcto.

Inicialmente diseñaba ropa para mujeres, también incursionó en el diseño para niños pero luego encontró en la ropa masculina lo que tanto buscaba.

14889775_1393900163983831_96122919604513631_o

Su propuesta tiene una estética fuerte, ambigua y a la vez muy masculina. Podríamos decir que es bastante industrial, con referentes tan distintos como los símbolos religiosos, el medioevo, el folcklore y hasta el sadomasoquismo, sus prendas no siguen la tendencia y son completamente atemporales. Partiendo desde la premisa de que la belleza es relativa, Omar no sigue la belleza convencional sino más bien encuentra la belleza en lo diferente.
14895419_10209173126117274_1091278077_o
En 2015  debutó en el LIF Week como uno de los Nuevos Talentos, abriendo una pasarela de moda masculina con una mujer. Durante el desfile de otoño invierno de 2016 el diseñador se consagró en la pasarela gracias a una presentación tan compleja como completa. Tan transgresor como siempre, Valladolid incluso se atrevió a presentar faldas para hombres sin que se vieran disonantes con su propuesta repleta de teatralidad y atrevimiento. Siguiendo con ese espíritu indomable Valladolid presentó su colección Primavera Verano en LIFWeek en la cual explora el mundo oriental centrándose en la indumentaria japonesa y manteniendo referencias al butoh y seppuku.
omar2

Su ropa ha desfilado en plataformas como Flashmode , LIFWeek e It Proyect.

Puedes ver su trabajo y conocer más de él en su página de Facebbok.

COMPARTE LA NOTA Y AYÚDANOS A RESCATAR LA INDUSTRIA DE LA MODA PERUANA.

[TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: ¿ESTOY PREPARADO Y BIEN VESTIDO PARA ESTO?]

  • Fuente: El Comercio,  Viste la calle, Maldito Pretell
  • Foto: LIFWeek